Duelo

Viendo el último psicocafé que Begoña Aznárez y José Luis Marín de la @sempyp ofrecieron en Instagram acerca de los duelos, me acordé de este pasaje de José Luis Sampedro:

No podemos evitar la agonía, ni la desgracia, ni el súbito enriquecimiento, ni tantas cosas buenas o malas, como no podemos evitar situaciones en las que hemos de tomar una decisión entre varias posibles.  Pero sí podemos afrontar todo esto convirtiendo lo azaroso en algo insertable en nuestra biografía, congruente con lo que somos (…).  Hacerlo nuestro, desprendiéndolo del azar, como algo que <tenía que sucedernos>, es hacerlo humano.

Qué bien expresa Sampedro el duelo.  Muchas de las cosas que nos tocan vivir no las podemos elegir.  Lo que sí podemos elegir es cómo respondemos a ellas, qué hacemos ante ellas y con ellas.  Ésa es nuestra responsabilidad.  Este “hacerlo nuestro” conlleva un duelo: aceptar la pérdida de nuestra vida tal como era antes de lo sucedido, y llorarla.  Desde la tristeza es desde donde podemos empezar a buscarle el sentido, el para qué ha sucedido.  A buscarle lugar en nuestra vida, en nuestro corazón.  Al incorporar esto que nos ha pasado en forma de aprendizaje, o como dice Sampedro, al insertarlo en nuestra biografía, nuestra vida se convierte en otra diferente.  Más grande, más sabia, más rica, mejor.  

Si en estos tiempos que corren conseguimos hacer esta tarea, saldremos fortalecidos como individuos y como sociedad.  En caso contrario, haremos como si nada hubiese pasado y volveremos a nuestra vida anterior.  Habremos perdido una gran oportunidad.  

Gracias por compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *