¿Es eficaz la psicoterapia?

Sí. En la actualidad disponemos de resultados consistentes y fiables de estudios científicos que demuestran que las terapias psicológicas son eficaces y, además, más eficientes que otros tratamientos como el farmacológico.

Y así lo vienen difundiendo y reivindicando diversas instituciones en los últimos años.

En agosto de 2012, la Asociación Americana de Psicología (A.P.A.) publicó la Resolución sobre el Reconocimiento de la Eficacia de la Psicoterapia, basada en los resultados de unos 140 estudios científicos. En este documento se puede leer que la psicoterapia, definida como “la aplicación informada y deliberada de métodos clínicos y posicionamientos interpersonales, derivados de principios psicológicos establecidos, con el propósito de ayudar a las personas a modificar sus conductas, cogniciones, emociones y/o otras características de personalidad en la línea que los participantes estimen conveniente”, es eficaz y rentable:

  • Tiene efectos significativos que se traducen en una mayor calidad de vida de las personas.
  • Estos efectos tienden a mantenerse durante más tiempo que los fármacos, e incluso se amplían tras la finalización del tratamiento.
  • La psicoterapia tiene un coste menor que el tratamiento farmacológico, y además, reduce en número de visitas al médico, por su influencia en la salud física y la sensación subjetiva de bienestar.
  • Personas de todas las edades se benefician de la psicoterapia, incluidas personas con discapacidad.

Por todo ello, recomiendan la integración de la psicoterapia en la red de atención primaria del sistema nacional de salud.

Más recientemente y más cerca de nosotros, varias instituciones se han pronunciado en un sentido similar. El Boletín Oficial de las Cortes de Aragón de 30 de septiembre de 2016 (núm. 107) publicó la Proposición no de Ley núm. 348/16, sobre el acceso a una terapia psicológica de calidad con el objetivo de mejorar la salud mental de los aragoneses, presentada por el Grupo Parlamentario Popular. El texto se hace eco de los estudios que demuestran la eficacia y eficiencia de la terapia psicológica, y propone aumentar la ratio de especialistas en Psicología Clínica,  no sólo en los servicios específicos de salud mental, sino en todos aquellos servicios sanitarios y sociales en los que las intervenciones psicológicas han demostrado su eficacia y eficiencia, por ejemplo, oncología, neurología, cardiología, dolor crónico, etc.  Asimismo, propone la creación de la figura del psicólogo clínico en la red de atención primaria.

En marzo de este año, el Senado aprobó una Declaración institucional para declarar 2017 como año de la salud mental, “con el fin de dar visibilidad” a las personas con enfermedad mental y “mejorar la imagen de estas personas al igual que lo han conseguido en estas últimas décadas otros grupos con algún tipo de discapacidad”. Esta declaración aparece firmada por el Grupo Popular, el Grupo Socialista, el Grupo Unidos Podemos- En Comú-Podem-En Marea, el Grupo Esquerra Republicana, el Grupo Vasco y el Grupo Mixto.

Por otro lado, las Guías de Práctica Clínica publicadas por el Ministerio de Sanidad indican la psicoterapia como tratamiento de elección para los problemas de ansiedad y depresión, y como tratamiento único en los casos leves.

¿Por qué es eficaz la psicoterapia? ¿Hay terapias más eficaces que otras?

Los estudios mencionados no encontraron diferencias significativas entre unos tipos de terapias u otras (conductual, psicoanalítica, humanista, etc.). Porque uno de los factores que más contribuye a la eficacia de la terapia es el vínculo terapeuta-paciente. Es decir, una relación de confianza y sintonía en torno a unos objetivos y unas tareas compartidas. La psicoterapia funciona cuando el paciente se siente escuchado, visto, aceptado, no juzgado, confía en el trabajo del terapeuta y se implica activamente en el proceso. Los recursos que aporta el paciente, todos aquellos aspectos de su personalidad y sus circunstancias que faciliten el cambio, empezando por su motivación, tienen gran relevancia. A partir de ahí, las técnicas concretas que el terapeuta utilice para promover el cambio, suponen otro pequeño porcentaje.

Los avances en neurobiología nos ayudan a entender mejor por qué es tan eficaz la terapia y por qué se mantienen sus efectos una vez finalizada la relación terapéutica.

La terapia psicológica, como experiencia de aprendizaje, produce cambios epigenéticos y neurológicos

Nacemos con unos genes determinados, pero la manera en que funcionan o se expresan cambia a lo largo de la vida. Nuestros genes ordenan o dirigen el funcionamiento de las células de nuestro cuerpo, mediante la producción de proteínas específicas, la metilación de su ADN o la configuración de su cromatina. Esta función de “dirección” cambia necesariamente a lo largo de la vida para garantizar la adaptación del organismo a un ambiente cambiante.

En ello se traduce toda experiencia de aprendizaje, y la psicoterapia, como tal, puede modificar la expresión de los genes regulando la producción de proteínas en determinadas regiones y provocando con ello cambios estructurales y funcionales en el cerebro. Por ejemplo, el nivel de activación de las neuronas o la cantidad de conexiones entre las mismas, en determinadas áreas cerebrales.

Como conclusión…

Aunque faltan más estudios que aclaren estos datos, disponemos de suficiente evidencia para concluir que la psicoterapia es eficaz y eficiente, siempre y cuando se den los factores mencionados. De modo que éste ya puede dejar de ser un argumento para aquellas personas que desean recibir ayuda psicoterapéutica pero de alguna manera se resisten a dar el paso. Los miedos que surgen ante la decisión de pedir ayuda son normales y perfectamente comprensibles, y de hecho son reconocidos y acogidos en las primeras entrevistas. Pero deberán encontrar otras racionalizaciones en las que acomodarse.

Imagen de Christoffer Relander

Fuentes:

  • Las intervenciones psicológicas son eficaces y rentables. Infocop 03/10/2012.
  • Boletín Oficialde las Cortes de Aragón de 30 de septiembre de 2016 (núm. 107).
  • Web del Senado.
  • Aproximación a una neurobiología de las psicoterapias. Correa Palacio, A.F., Gómez Franco, J. Revista Colombiana de Psiquiatría, vol. 39, nº 3, 2010.
  • Efectividad de la psicoterapia y su relación con la alianza terapéutica. Santibáñez Fernández, P.M., Román Mella, M. F., Vinet, E.V. Revista Interdisciplinaria, vol. 26, num. 2, 2009. Argentina.
  • Efectos en el cerebro de los tratamientos psicológicos eficaces en los trastornos de ansiedad: una revisión sistematica. Vázquez Rivera, S., Gómez Magariños, S., González-Blanch, C. Actas Esp. Psiquiatría 2010; 38 (4).

Pérez Alvarez, M. Anatomía de la psicoterapia, 2013.

Gracias por compartir!

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *