¿Educación universal de 0 a 3? Día Mundial de la Salud Mental

Información y privacidad de Twitter Ads

Al leer este tweet de Pedro Sánchez un par de neuronas se me han cortocircuitado.  Y si tú lo lees, como yo, desde el punto de vista de los derechos del recién nacido, y no sólo de la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres (con la que también me siento comprometida, por cierto) también te cortocircuitarán a ti.  La primera parte, bien. Ampliar el permiso de paternidad no puede más que aumentar las oportunidades de una familia para acoger al bebé y para satisfacer las necesidades de todos sus miembros.  Pero la segunda parte me horroriza.  ¿“Universalización de la educación de 0 a 3”?

Lo siento pero mi opinión es rotunda: los logros en materia de igualdad no pueden producirse a costa de las necesidades de la infancia.  A estas alturas existe un consenso científico muy amplio: el periodo que comprende desde la concepción hasta los 2 años es un periodo crítico en el desarrollo neurológico y psicológico de una persona.  Y para que sea sano, el bebé necesita sentirse seguro y amado, es decir, sentir que su mundo físico y relacional es previsible y sensible a sus necesidades, capaz de protegerle y de regularle fisiológica y emocionalmente.  La forma que la naturaleza se inventó para asegurar esto fue, sencillamente, el amor.  La mirada incondicional de los padres hacia su hijo/a les impulsa a estar cerca, presentes, sensibles a sus necesidades y responsivos.  Un/a niño/a que no es mirado/a, no crece, o crece dañado.  Este precioso poema de Ángel González expresa muy bien cómo nos sentimos cuando somos olvidados, cuando no somos mirados:

 

 

Aunque por supuesto la naturaleza, sabiendo que hacer esto el 100% del tiempo es imposible para cualquier madre y padre humano/a con necesidades propias en un mundo caracterizado por el cambio, la incertidumbre y el conflicto, previó también mecanismos de reparación y resiliencia.  Después además nosotros inventamos la medicina, la psiquiatría y la psicoterapia para cuando estos mecanismos fallasen.

Pero no hay duda de que toda situación que no reúna las características del amor incondicional, por ejemplo, la ausencia emocional continuada o durante largos periodos de tiempo, de las figuras de apego, es subóptima y, a veces, dañina.  Lamentablemente se producen situaciones de este tipo continuamente, con diferentes niveles de gravedad: desde la negligencia y el maltrato hasta cualquier circunstancia que implique la ausencia emocional de los padres, como el estrés, la pérdida de un ser querido, o el trastorno mental no tratado.  Están demostradas las consecuencias que dichas situaciones tienen para la salud física y mental para el bebé (te contaré más sobre esto en un nuevo post muy pronto).

Considero que la institucionalización tan temprana constituye una de estas situaciones subóptimas.  No seré yo quien juzgue a la familia que por el motivo que sea no pueda proporcionar esas condiciones óptimas de presencia sensible y que opte por la institucionalización como el recurso “menos malo”.  Y no se puede negar que en determinadas circunstancias de riesgo psicosocial la institucionalización es un recurso de protección.  Pero una política universalizadora socavaría la prevención y la promoción de la salud mental.  Me parece del todo desacertado que el Gobierno presuma de esta medida, precisamente en un momento en que las cifras de niños/as y adolescentes diagnosticados con algún tipo de trastorno de desarrollo o de trastorno mental son crecientes y preocupantes, como alerta la Confederación Salud Mental España.

Hoy es el Día Mundial de la Salud Mental.

Gracias por compartir!

Tags:
Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *